Las pieles grasas producen brillos en la cara, sobre todo en las zonas de la frente y la nariz. La mejor solución es utilizar lociones muy livianas, geles o cremas con efecto matificante, que te ayudarán a disminuir el aspecto graso. Sesderma crema facial uresim Facial, estimulan los llamados genes de reloj que detectan los signos de envejecimiento en el ADN celular y los reparan.

Avene Tolerance Extreme Hidrata y calma con total seguridad las pieles hipersensibles y alérgicas. Finalmente, debemos terminar con un factor de protección que nos aporte la «barrera» necesaria contra los rayos UVA, tanto en verano como en invierno.

La Roche-Posay logra crear un tratamiento para pieles grasas o con tendencia acnéica que de verdad funciona. Aunque es una de las cremas más vendidas y utilizadas, no es ni de lejos, la mejor crema facial. Pero no es una crema que sirva si quieres combatir los signos del envejecimiento, pues no cuenta con ningún activo antiarrugas o antiedad. Vamos a analizar el INCI de esta crema para saber en qué posición se encuentra el ácido hialurónico, y si incluye algún activo más.

Nutre, hidrata y protege la piel reconstituyendo la película hidrolipídica deficiente de las pieles secas. Otro motivo más para usar fotoprotector los 365 días del año. “Lo primero de todo al elegir una crema es tener en cuenta las características y necesidades de la piel de cada paciente, independientemente de su edad cronológica. Sin duda, hoy en día acertamos más valorando la edad biológica que la que viene marcada por nuestra fecha de nacimiento”, nos explica la doctora Lidia Maroñas, dermatóloga de Clínica Dermatológica Internacional. Vitesse ofrece un hidratante facial en formato de tarro que cuesta 6,10 euros, y sale a unos 13,37 por 100 ml.

Tiene ingredientes de mala calidad, que pueden hacernos más mal que bien, entre ellos, irritantes, sensibilizadores, comedogénicos, tóxicos, siliconas e incluso parabenos. Aunque en su momento se dijo que era el secreto mejor guardado que se escondía detrás del cutis perfecto de Isabel Presley, lo cierto es que es una crema más bien mala. La multinacional sigue utilizando siliconas, parabenos, alcoholes, conservantes, PEGs, ingredientes irritantes y tóxicos en sus formulaciones, a costa de la salud del consumidor. Solo te puedo dar un consejo, aléjate de los parabenos, y de esta crema.

En cada crema se especifica la recomendación de aplicación, ya que hay cremas que son específicas para la noche, o para el día, mientras que otras se pueden utilizar indistintamente. Y también es recomendable utilizar una crema al final del día, antes de dormir, para que pueda trabajar de noche. En este caso, la crema debe ser el último paso, ya que no es necesario aplicar el protector solar.

Si no es adecuada para tu tipo de piel, generalmente te dejará una piel seca o incomoda, o peor, con picor o escozor, después de aplicarla. Para una protección eficaz, utiliza una crema de protección solar con un factor de 30 o superior, y con protección de amplio espectro para protegerte de los rayos UVA y UVB. Las cremas antienvejecimiento ayudan a combatir los signos visibles del paso del tiempo, como las líneas finas, las arrugas y las manchas provocadas por el sol.

Juvenessence®, es un potente ingrediente activo rejuvenecedor de origen marino que retrasa los efectos del envejecimiento gracias a su acción sobre las proteínas que se acumulan en las células de la piel. Con el paso del tiempo se produce en la piel una acumulación de proteínas que ralentizan el buen funcionamiento de las células; esta proteína permite la activación del envejecimiento acelerado en las células y los tejidos de la piel. Nos brinda protección contra la toxicidad de las radiaciones UVA y UVB. Aplicada sobre la piel mejora significativamente su tono y textura.

Es perfecto para utilizarlo a diario en cara, cuello y escote en todo tipo de piel, pues la marca ha eliminado los irritantes y ha dejado un nivel muy bajo de conservantes. Esto nos ayudará a evitar el efecto combinado de los cosméticos y reduce la fecha de caducidad a 2 años, incluso si no lo abres. Las siliconas son polímeros sintéticos que se encuentran en la gran mayoría de las cremas para la cara, son baratas, dan a los productos una textura aterciopelada, y alisan instantáneamente la superficie de la piel. Los aceites también están muy presentes en las cremas para la cara, sobre todo las hidratantes.

Sus efectos disminuyen las arrugas de la frente, los surcos nasogenianos y las líneas alrededor de los labios (triángulo de la belleza). Los productos de belleza con Coenzima Q10 contienen un activo natural que transforma los nutrientes en energía para las células; protege del deterioro del colágeno y la elastina, retrasando la aparición de arrugas y flacidez. Entonces echa un vistazo a los productos de Murad u opta por la crema hidratante e iluminadora con vitamina C de The Body Shop.